Publicado: 29 de Enero de 2015

 La terma romana  crea un ambiente que consigue un alto grado de sudoración con una mínima alteración del ritmo cardíaco. La sesión de terma, a diferencia de la sauna tradicional,  se puede realizar diariamente y las contraindicaciones son casi inexistentes. La utilidad terapéutica de este baño térmico es muy similar a la del baño de vapor aunque con un ambiente distinto, donde no hay vapor, ya que se incide en la eliminación de impurezas a través del sudor. Produce un estado emocional estable y reduce de forma notable los estados de ansiedad, trastornos nerviosos, estrés y procesos depresivos.

Clima especifico Terma Romana:
Temperatura: 45–55 ºC Humedad: 65–70 % HR (Humedad Relativa).

Beneficios:
- Distensión Nerviosa. Relajación.
- Dilatación ramificaciones respiratorias. Oxigenación.
- Humificación vías respiratorias. Suavización.
- Vaso dilatación periférica. Estimulación de la circulación.
- Limpieza de toxinas de la piel. Sudoración.
- Evita resecación de la piel.
- Retrasa aparición de arrugas.
- Hidrata la piel y le da mayor tersura, suavidad y belleza.